14 - 9 - 2022 / CENTRAL HIDRÁULICA DE MIRANDA

Nos encontramos en el aparcamiento del museo de las Ayalgas de Silviella. Desde aquí, fuimos caminado hasta la entrada de la central, donde teníamos concertada una visita. La central hidráulica de Miranda está situada en el concejo de Belmonte de Miranda junto al cauce del río Pigüeña; entró en funcionamiento en 1962 y cuenta con cuatro grupos generadores verticales con turbinas tipo Pelton, con una velocidad de 500 r.p.m. y 18,3 Mw de potencia bruta unitaria. Están acopladas a alternadores con una potencia de 20.250 KVA cada una y una tensión de generación de 11 KV. El caudal por grupo es de 5 metros cúbicos por segundo.

La central está dentro de la montaña (tipo caverna) situada al pie de una ladera de fuerte pendiente, y la entrada está flanqueada por dos chimeneas de ventilación en las que Vaquero Palacios talló sendos bajorrelieves con cantos rodados, que simbolizan el calor y la luz (Prometeo) y la fuerza y el movimiento (Atlas). Con nuestro guía Gonzalo, iniciamos el recorrido de esta central subterránea ubicada a una profundidad de 385 metros, organizada en cinco niveles.

Iniciamos la visita en la primera planta, donde el artista consigue perfectamente, mitigar la sensación de estar bajo tierra: colores vivos en la diferente maquinaria,  paramentos revestidos de una chapa metálica y plegada con falsas ventanas iluminadas, un cuadro de colores al fondo que dan sensación de amplitud y de profundidad…Además, dejó ventanales con la roca a la vista, para recordar donde estábamos y, de este modo, apreciar mejor el ambiente conseguido
A continuación visitamos el segundo nivel: la planta de alternadores y por último la tercera, la de turbinas. Aún quedarían otras dos plantas, la de rodetes y la de desagües que no se visitan.
Y finalizamos en la sala de mandos, desde donde se tiene una panorámica de la planta de acceso estupenda. También aquí, vimos un trazado de las canalizaciones subterráneas que alimentan la central: la principal, de las aguas del río Somiedo, que se captan en la salida de la central hidráulica de La Riera (en El Covacho) mediante unos túneles revestidos de hormigón perforando la montaña, y después de dos kilómetros, recibe las aguas del río Pigüeña, continuando otros 19 kilómetros, recibiendo aporte de algunos arroyos mas; al final, se encuentra la chimenea de equilibrio y la válvula de cabecera que permite regular la presión y el flujo a la tubería forzada, de 950 metros, permitiendo que entre el agua a las turbinas a una gran velocidad… El desagüe se realiza al río Pigüeña, como a 1.500 metros (porque la central está por debajo del lecho del río) parte por tubería subterránea y parte canalizado al aire libre.

Tuvimos el privilegio de poder visitarla, y sobre todo, de contar con Gonzalo, que con una gran capacidad docente y muchísima paciencia, fue desgranando para nosotros el enigma de la electricidad y su generación.
Si tuviera que resaltar algo, diría la obra faraónica que no se ve, es decir, los kilómetros de túneles por el interior de la montaña, aprovechando además el agua que anteriormente se uso en otra central (lo contrario de la Central de Grandas de Salime, en la que el agua está embalsada, y es el recinto que contiene la maquinaria con su imponente mural, lo que impacta) Y en ambas, el resultado magnifico de la tecnología y el arte.

Después de comer, algunos visitaron el museo de las Ayalgas de Silviella, y otros hicieron caminado la ruta que trascurre paralela a la canalización del agua que se utiliza para la refrigeración en la central; y por un camino precioso, paralelo al río, entre castaños centenarios, robles, arándanos y las primeras setas, llegamos hasta la antigua central del Silviella, hoy utilizada como alojamiento rural.

 

La entrada Acceso a la central Turbina
El Grupo Vista general Planta de alternadores
 
Sala de mandos Canalizacion  El paseo