16 - 2 - 2020 / LA CASILLA-FUNERES-PEÑAMAYOR

 

 

Salimos en nuestros coches y nos reunimos en La Casilla, en el entorno de la Faya los Lobos, en la carretera que va desde Bimenes a Barredos. Desde aquí, iniciamos nuestro recorrido por una pista ancha, a tramos hormigonada, con visibilidad buena, viento y una temperatura agradable.
El camino es ascendente, alternándose con tramos llanos, que lo hacen muy llevadero; llegamos a Tres Picos (Pico de Raso, Pico de Caso y Pico de La Bauga) y enseguida a Campa´l Collau.

Las vistas son espléndidas: a nuestra derecha los valles del Nalón, con Peñamea, Las Ubiñas, incluso el recorte de la Sierra del Aramo; mientras que a nuestra izquierda, contemplamos los valles yerbatos y navetos, con el horizonte del mar al fondo mal definido… La sierra de Peñamayor, siempre al frente, imponente. Durante todo el trayecto, cantidad de prímulas y narcisos silvestres, pequeñinos, preciosos, inundaban el paisaje...

En la campa sobre La Peña del Hombre, la pista inicia una bajada, pasando por Fuentefría (fuente que dejamos a nuestra derecha) y termina en un grupo de cabañas, denominado La Baúa. Desde aquí, retomamos la subida, a la izda, hacia el área recreativa del Xierru Gües, para continuar hacia la Campa Gúes, donde hicimos una parada para comer.

Retomamos la ruta hacia el Pozu Funeres, donde fueron ejecutadas, entre marzo y abril de 1948, nueve militantes y parientes de militantes de izquierdas, en esta sima en la sierra de Peñamayor; otro recuerdo terrible del espanto de las guerras…
Desde aquí, continuamos el ascenso hacia la cumbre, accediendo hasta alcanzar las antenas en el Picu Tremes.

Aquí con vistas a Picos de Europa, El Sueve y El Cuera por un lado; a los valles del Nalón, Las Ubiñas, Sierra del Aramo por otro; y con una imagen poco nítida del mar y El Musel, además de Llanera y Oviedo, dimos por alcanzada nuestra meta.
El retorno, lo hicimos por las praderas hacia La Campa Gües y desde aquí, por donde habíamos venido. El sol quiso salir a saludarnos y pudimos disfrutar de una luz preciosa, para despedir el día.

 

                                 

El grupo con Las Ubilñas al fondo Iniciando el recorrido Peñamayor
Preciosa ruta  Tendríamos el mar a nuestra espalda Pozu funeres
Hacia  Peñamayor En la cumbre El descenso