27 - 3 - 2018 / REPORTAJE DE CUATRO TV SOBRE LOS DESPILFARROS EN ASTURIAS

 

Ayer emitió la Cuatro TV el programa “En el punto de mira” sobre los despilfarros, que como recordaréis, se nos había invitado a participar el pasado 22 de febrero. Nuestra intervención no parece en ningún momento, lo que consideramos una falta de profesionalidad y respeto hacia nuestra asociación y resto de participantes. 

Habíamos alimentado la esperanza de que nuestro trabajo, a través de ese medio, fuese conocido fuera de Asturias, pero no fue así, ¡Que le vamos hacer… esta es la cruda realidad del Sistema en que estamos inmersos!.
Sólo nos queda el consuelo de no haber aparecido en un programa tan cutre como el que vimos anoche.
No obstante, adjuntamos parte de los argumentos que utilizamos durante la entrevista que no emitieron.

ASTURIAS: DE LA RECONVERSIÓN AL DESPILFARRO

Durante los últimos treinta años en Asturias venimos padeciendo un gran declive económico debido a la brutal reconversión de actividades básicas para nuestra economía como son las del sector naval, la siderurgia y la minería. Sólo en la década de los ochenta y primeros de los noventa, se perdieron cerca de 50.000 empleos.Para amortiguar los efectos económicos y el impacto social de la pérdida de tantos puestos de trabajo, se recibieron a través de los fondos mineros y de diferentes programas europeos, miles de millones de euros para destinarlos a la reindustrialización de las cuencas y la modernización del campo. 

Pero las millonarias ayudas, que deberían destinarse a la reactivación económica, se destinaron, entre otros, a crear empresas fantasmas, construir puertos sin barcos, autovías sin coches, polígonos industriales sin industrias, campus sin estudiantes, piscinas sin agua, museos sin contenido, hospitales para la fauna sin animales, a subvencionar clínicas privadas… y ocurrencias por el estilo.
Mientras tanto, cada año 15.000 asturianos dejaban el campo y los pueblos del interior, para establecerse en poblaciones urbanas del centro, hasta llegar en la actualidad a 672 pueblos abandonados, y hasta un 15% menos de población en las cuencas, donde los hijos y nietos de los mineros, que no emigraron, viven de las jubilaciones y prejubilaciones de sus padres y abuelos.
La situación podría agravarse a un más, con la amenaza de una cuarta reconversión industrial, la del sector energético, del que dependen en Asturias 1.200 empleos directos y 4.800 indirectos.


LOS MUSEOS

De las 165 instalaciones que localizamos, entre museos, aulas y centros de interpretación, la mayoría cerrados y abandonados. Muchos de ellos nunca se abrieron, por ejemplo: el Museo de la Leche y los Quesos de Morcín- 1.100.000€. Otros se derribaron sin haberse abierto, como el Centro de Estudios Medioambientales (El Entrego) 900.000 € y La Casa de Encuentros de Corvera 1.600.000 €

LAS SENDAS

De los más de 4.400Km. de sendas abiertas o acondicionadas en Asturias, es difícil saber el dinero invertido, únicamente disponemos de datos fiables de 45 millones de euros. La mayoría sufren un considerable abandono por falta de mantenimiento.

OTROS 

En nuestra campaña de denuncia, también visitamos otros equipamientos (otros despilfarros) que aparecen en nuestra web, cuya inversión supera los 1.300.000.000 €


CONTROL DE LAS AYUDAS

Calcular con exactitud cuánto dinero de las arcas públicas se recibió en Asturias se convierte en una tarea casi imposible, sólo en el sector de la minería hay quien lo cifra en 25.000.000.000€ y otros, como el economista Arturo Taibo en 26.000.500.000, prejubilaciones aparte. En cualquier caso, cantidades astronómicas sobre las que no hubo ningún tipo de control.
Alguien se preguntará cómo ha podido ocurrir tan enorme catástrofe, pero no resulta difícil de explicar. En Asturias, a diferencia de otros lugares, la corrupción no ha sido exclusivamente de pelotazos puntuales, sino que es fruto de la degeneración de un sistema corrupto instalado en nuestra comunidad desde hace demasiados años.
Pues aunque teóricamente los fondos fueron gestionados por el Estado, el Gobierno del Principado, los sindicatos y los ayuntamientos que tenían minería, quien aparentemente tenía el poder sobre el reparto de toda esa lluvia de millones era José Ángel Fernández Villa, histórico líder del SOMA-UGT, ahora acusado de un delito de apropiación indebida de 1,2 millones de euros que regularizó con la amnistía fiscal de 2012.
Cuesta creer que una persona hubiera llegado a ostentar tanto poder, si no fuese porque la connivencia del PSOE y PP, que como un partido único, controlado por un reducido grupo de empresarios y banqueros, viene detentando el poder durante más de treinta años en Asturias. Eso sí, con el consentimiento y la colaboración del resto de organizaciones políticas y sindicales, que en función de la porción que les correspondiese en cada momento en el reparto del pastel, apoyaban en mayor o menor medida. Tampoco están libres de culpa los ciudadanos, que siendo conscientes de la situación, seguían manteniendo con sus votos este sistema corrupto. Unos porque de ello dependía su puesto de trabajo, y otros porque aspiraban a conseguirlo.
Baste como ejemplo, que la Intervención General de la Administración del Estado visitó durante tres años a las empresas mineras para revisar sus cuentas del periodo 1998 a 2001, concluyendo que habían cobrado 494,4 millones sin respetar la normativa. Los expedientes de reintegro se empezaron a tramitar, a lo que se opusieron los sindicatos y los empresarios. Victorino Alonso, como presidente de la patronal, amenazó que la devolución supondría mil despidos.
El Consejo de Ministros de 30 de enero de 2009, con José Luis Rodríguez Zapatero al frente, optó por plegarse, y reconoció que los interventores habían aplicado “criterios contables razonables” pero que al hablar de minería “deben tenerse en cuenta factores sociales”. Anulados así los expedientes, nunca más la administración central trató de investigar la gestión de las ayudas al sector del carbón.
En julio de 2012, el entonces ministro de Industria, José Manuel Soria, relató en una comparecencia parlamentaria cómo se habían repartido 5.492 millones de ayudas directas a las empresas mineras, de las que el 38,4% (2.100 millones) beneficiaron a yacimientos de Victorino Alonso, (900 millones más que a la propia Hunosa, cuya subvención quedaba en 1.289 millones).

 

   
Facultad de Turismo