17 y 18 - 2 - 2018 / ORENSE - CAÑONES DEL SIL

Al día siguiente a las 9 estábamos muy formales dándole al desayuno; sobre las 10 de la mañana el autobús nos esperaba y justo al tiempo de subir, llegó Jose Manuel en un descapotable amarillo con una bandera de Asturias a despedirnos....  Sólo personas muy especiales, pueden tener esos detalles.

El día precioso: un cielo azul intenso y muy frío. Iniciamos ruta por carretera, siempre en paralelo al Miño; antes de llegar a los Peares, tuvimos que tomar una ruta alternativa por un desprendimiento. Subimos por una carretera estrecha y con curvas pronunciadas desde pudimos contemplar una panorámica del río preciosa... Desde Santo Estevo bajamos hacia la vertiente del Sil. 

Desde lo alto comprobamos la gran erosión que el Sil fue labrando, creando unas paredes altas y escarpadas, que gozan de unas características climatológicas particulares, y donde diferentes monjes fueron construyendo sus monasterios apartados del mundanal ruido... Y así nació La Ribera Sacra.

Una vez llegados al embarcadero, tomamos el catamarán y nos acomodamos en la parte alta del mismo. Se inció el deslizamiento por aquellas aguas embalsadas, oscuras de gran profundidad, con un frío tremendo, y nos fuimos adentrando en los cañones. En la margen orientada al sur, pequeños bancales de piedra albergaban las vides que producen este vino de Amandi tan especial de la zona... En algunas de mayor tamaño, había un naranjo  para detectar pronto la posible invasión por plagas...

A medida que se abre el cañón, fuimos viendo distintos pueblos colgados de las laderas. Las moles graníticas nos entretenían tratando de ver diferentes representaciones de monjes, caras,... El agua vertía por todos los lados. Los musgos y líquenes sobre todo en la margen orientada al norte, con castaños, robles y algún madroño. Hasta aquí en este reducto de silencio, los cormoranes llegan a darse banquete...Un viaje fluvial que merece mucho la pena.. 

De nuevo al autobús hasta Monforte, ya en la provincia de Lugo, donde una buena mesa nos esperaba.. La vuelta con siesta incluida, estupenda. Y con adiós con el corazón, nos despedimos hasta la próxima.

 

El descapotable con la bandera de Asturias Desde lo alto Algunas de nosotras
Al completo Inciando ruta Bancales con la vid
El granito Los cañones El embarcadero