23 - 10 - 2016 / LA JOCICA EN AMIEVA

Salimos con ganas, como siempre... Repetimos ruta pronto porque la vez anterior lo habíamos hecho muy pocos. El día se abría entre claros y nos reunimos en Cangas de Onis; allí tomamos la carretera del Pontón y nos desviamos hacia Amieva. A través una pista hormigonada y estrecha entre castaños llegamos al collado de Angón donde dejamos nuestros coches. La pista continua muy pendiente al inicio en mantenido descenso hasta el Valle de Angón, precioso paisaje con el río en el fondo y limitado por altas paredes rocosas del macizo occidental de Picos de Europa; cabañas de buena envergadura, algunas habilitadas para uso doméstico salpican el valle; después de un trozo llaneando entre árboles, llegamos a la central hidroeléctrica de Restaño. A partir de aquí, y después de cruzar el río, iniciamos un ascenso por pista ancha, con buen firme, hormigonada solamente en determinados tramos, con castaños, robles y hayas centenarias...

El otoño empieza a cambiar el color de las hojas, pero aún se mantienen en el árbol; el río lleva poca agua y las setas escasean, a pesar de ser un paraje muy adecuado, pero la falta de agua se nota... por el camino, una pequeña desviación nos conduce a un remanso del río Dobra, con pozas profundas de aguas cristalinas, un paraíso... De vuelta al camino, retomamos el ascenso y vamos cogiendo altura, visualizando al fondo el Valle de Angón, una maravilla...

Alcanzamos Bellanzo, con unas vistas espectaculares, la pista se suaviza y además es toda una alfombra verde; y enseguida llegamos a la presa de la Jocica: construida en "arco"durante los años 1959-1963, en un estrecho cañón de muy difícil acceso, de apenas 7 metros de anchura, pero que llega a alcanzar buena profundidad gracias a su angostura... Parece imposible que hayan podido traer todo el material necesario para su construcción a este lugar. Esta presa recoge el agua que canalizada, llega hasta la central de Restaño, para poner en movimiento a sus turbinas.

Aquí aprovechamos para comer nuestros bocadillos protegiéndonos de una pequeña racha de viento y lluvia, en una pequeña oquedad de la caliza. Y posteriormente, algunos de nosotros retomamos la vuelta, y otros continuamos a través de un camino estrecho y resbaladizo protegido por vallas, el inicio de la majada Carombo, donde pudimos contemplar el bosque espléndido de hayas que empezaban a colorearse..

El retorno, con algo de viento y frío arriba, lo hicimos con cautela, dado que la pista tenía tramos de pendiente que con el barro facilitaban las caídas... Esta vez no vimos rebecos ni jabaliíes como la vez anterior; únicamente una salamandra de paseo por la roca caliza...

Al llegar al pueblo de Amieva, por cierto muy cuidado, pudimos ver el aberrante "mirador" que a modo de trampolín cuelga por encima, para asomarse a qué? responsables? justificación? Sin contar con todo lo que dejamos por el camino: Centro de Interpretación del Karst, Centro de Empresas etc... todo cerrado, sin ningún tipo de uso, pero por lo que se pagó un buen precio ...

Acabamos en Cangas de Onís, para poner un broche de oro al día

 

El grupo al inicio El ascenso después de la central El remanso en el Dobra
El camino La presa de la Jocica La salamandra
Nosotros Hacia Carombo La vuelta por Bellanzo